Advertisement
Búsqueda personalizada
Inicio arrow Biografias arrow Biografía de : Vicente Huidobro Fernández (1893-1948)
domingo, 10 de diciembre de 2017
 
 
Inicio
Enlaces
Centros de estudio
Buscar
Biografias
Test
Pre-Basica
Educacion Basica
Educacion Media
Estudios Superiores
Recursos Educativos
Sistema Solar
Zona de Video Educativo
BAJAR CONTENIDOS
SIMCE
Universitario
Frases Celebres
Buscar Trabajo
Universidades
Tutoriales Pc
PROFESORES
Pedagogia
Links Docentes
Aprendizaje en el Aula
Planes y Programas
GUITARRA
Lecciones de Guitarra
Canciones
Electrónica General
Mecatrónica
Servicioweb
Visitas
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy600
mod_vvisit_counterAyer701
mod_vvisit_counterEsta semana2768
mod_vvisit_counterEste mes3219
mod_vvisit_counterTodo14231013
Usuarios: 2479
Noticias: 574
Enlaces: 29
Visitantes: 18809289
Biografía de : Vicente Huidobro Fernández (1893-1948) E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
Escrito por Frank Beltrán H.   
 

Escritor chileno

   
     

Nació el 10 de enero de 1893 en Santiago de Chile. Hijo de la escritora María Luisa Fernández Bascuñán. Criado en el seno de una familia aristocrática, su existencia estuvo plagada de toda clase de acontecimientos artísticos, políticos y sentimentales de la más variada especie. Cursó estudios en su ciudad natal. Escribió sus primeros poemas a los doce años. Pronto apareció publicado un manifiesto en el que rechazaba toda la poesía anterior a él. casado tres veces, sufrió incluso varios atentados por sus actividades izquierdistas, además de ser amenazado de muerte por el padre de Ximena Amunátegui, una bella adolescente de la que se enamoró tan perdidamente que la raptó a la salida del colegio. Fue así como se fugó a París en 1928 con la que sería su segunda esposa, dejando atrás uno de los mayores escándalos en la historia de la sociedad chilena de comienzos del siglo XX.

Traslada su residencia a París, donde toma contacto con la literatura de los poetas surrealistas como Guillaume Apollinaire y Pierre Reverdy, junto a los cuales fundaría la revista Nord-Sud. Se alejó poco después del surrealismo al no aceptar la opinión de que el artista es un mero instrumento revelador de su inconsciente. De igual manera rechazó el futurismo. Como respuesta a todos estos movimientos, su actitud desafiante lo llevó a dar a luz el movimiento que le valió la posteridad: el creacionismo, el cual él mismo fue definiendo poco a poco en escritos como el célebre manifiesto "Non serviam". En él, Huidobro ataca sin rodeos la labor de los vates: "Qué ha salido de nosotros que no estuviera antes rodeando nuestros ojos? (_) Hemos cantado a la naturaleza, (pero) nunca hemos creado realidades propias, como ella lo hace (_). Non serviam. No he de ser tu esclavo, madre Natura; seré tu amo". Este concepto constituyó el eje de su obra poética, sembrada de impactantes imágenes, de yuxtaposiciones efectistas y de letras y secuencias de palabras de carácter aleatorio.

Algunos de su poemas recuerdan los caligramas de Apollinaire. Su gran habilidad de comunicador contribuyó a extender el entusiasmo por la experimentación en la Europa de entreguerras. Sus continuos viajes por el mundo le permitieron además trabar amistad con toda la heterogénea nómina de escritores y artistas de la vanguardia europea y con estrellas de la época dorada de Hollywood, como la diva Gloria Swanson y el aventurero Douglas Fairbanks.

Durante la Guerra Civil española (1936-1939), fue un activo y enérgico conferenciante político, arengando con un altavoz desde un coche blindado a los soldados rebeldes en los frentes de Madrid y Aragón, instándoles a que se pasaran a las tropas leales a la República. También participó en la Segunda Guerra Mundial y transmitió desde París sus crónicas para "La Voz de América". En esta conflagración fue herido en dos ocasiones y se enorgulleció de guardar, como botín de guerra, el teléfono particular de Adolfo Hitler. Además de poemas, su producción se completó con novelas (Sátiro o el poder de las palabras, 1939), manifiestos, ensayos (Vientos contrarios, 1926) y obras teatrales (Gilles de Raiz, en francés, 1932). Como parte de sus ocurrencias, escribió su propio epitafio: "Abrid esta tumba: al fondo se ve el mar". Se encuentra sepultado en Cartagena (Chile), frente al mar.

Cuando el escritor estaba a punto de fallecer en su hacienda de Llolleo, murmura algunas palabras en el lecho de muerte. Rodeado de algunos amigos como Lucho Vargas y la pintora chilena Henriette Petit, Huidobro miró fijamente a esta última y le dijo: "Cara de poto." (cara de culo). En ese momento, fallece. El autor de "Poemas árticos", "Altazor", "Cagliostro" y "Mío Cid Campeador", murió producto de un derrame cerebral. Fue el dos enero de 1948, ocho días antes de cumplir 55 años. En ese lugar yacen sus restos, con una inscripción que dice: "Aquí yace el poeta Vicente Huidobro/ Abrid la tumba/ Al fondo de esta tumba se ve el mar".

El hombre triste

Lloran voces sobre mi corazón ...
No más pensar en nada.
Despierta el recuerdo y el dolor,
Tened cuidado con las puertas mal cerradas.
Las cosas se fatigan.
En la alcoba,
Detrás de la ventana donde el jardín se muere,
Las hojas lloran.
En la chimenea languidece el mundo.
Todo está oscuro,
Nada vive,
Tan sólo en el ocaso
Brillan los ojos del gato.
Sobre la ruta se alejaba un hombre.
El horizonte habla,
Detrás todo agonizaba
La madre que murió sin decir nada.
Trabaja en mi garganta.
Tu figura se ilumina al fuego
Y algo quiere salir.
El chorro de agua en el jardín.

Fuente: buscabiografias.com

 

 
Buscar más información
Google
 
 
   
 
< Anterior   Siguiente >
 
 
Top! Top!