Advertisement
Búsqueda personalizada
Inicio arrow Aprendizaje en el Aula arrow BULLYING O MATONAJE ESCOLAR
sábado, 23 de septiembre de 2017
 
 
Inicio
Enlaces
Centros de estudio
Buscar
Biografias
Test
Pre-Basica
Educacion Basica
Educacion Media
Estudios Superiores
Recursos Educativos
Sistema Solar
Zona de Video Educativo
BAJAR CONTENIDOS
SIMCE
Universitario
Frases Celebres
Buscar Trabajo
Universidades
Tutoriales Pc
PROFESORES
Pedagogia
Links Docentes
Aprendizaje en el Aula
Planes y Programas
GUITARRA
Lecciones de Guitarra
Canciones
Electrónica General
Mecatrónica
Servicioweb
Visitas
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy42
mod_vvisit_counterAyer510
mod_vvisit_counterEsta semana2382
mod_vvisit_counterEste mes9768
mod_vvisit_counterTodo14194100
Usuarios: 2350
Noticias: 574
Enlaces: 29
Visitantes: 18685467
BULLYING O MATONAJE ESCOLAR E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
   
 
   
 

BULLYING O MATONAJE ESCOLAR

 

¿Qué es el bullying?
El Bullying no es fácil de describir. Es generalmente repetitivo y deliberado. Puede incluir patadas, golpes, amenazas, robo o destrucción de cosas personales, exclusión de actividades, decir sobrenombres y burlarse.
Una situación de bullying mantenida en el tiempo puede traer como consecuencia que un niño termine deprimido, con baja autoestima, se vuelva tímido, baje su rendimiento académico y se tienda a aislar.
En casos severos de maltrato, el niño puede incluso intentar o cometer un suicidio.
Indicadores de que un niño puede estar siendo maltratado por sus compañeros

Los niños pueden:
1. Mostrarse temerosos de caminar hacia el colegio.
2. Manifestar deseos de no ir al colegio.
3. Rogar que los acompañen hacia el colegio.
4. Cambiar el camino al colegio.
5. Bajar el rendimiento en sus trabajos escolares.
6. Llegar a la casa con libros o ropa dañada o destruida.
7. Llegar a la casa con mucha hambre (porque la comida se la quitaron).
8. Aislarse, volverse tartamudos.
9. Estar estresados, dejar de comer.
10. Llorar antes de dormir.
11. Mojar la cama.
12. Tener pesadillas e incluso gritar “déjame en paz”.
13. Tener moretones, rasguños y cortes inexplicables.
14. Perder sus cosas.
15. Pedir más dinero o comenzar a robar dinero (para darle al Bully).
16. Perder frecuentemente su billetera.
17. Negarse a decir que es lo malo que les está pasando.
18. Dar excusas poco convincentes para explicar lo que les pasó.
19. Intentar o cometer un suicidio.
Por supuesto, algunas de las características descritas pueden haber sido causadas por otros problemas que pueden estar experimentando o puede ser una fase que estén atravesando.
Si tu hijo te dice que está siendo maltratado por sus compañeros, debes creerle y hacer algo para ayudarle.

No le digas a tu hijo que se defienda por si mismo. Esto no ayuda porque:
 Si
ü pudiera defenderse por si solo no estaría pidiendo tu ayuda.
 Si le dices
ü que se defienda o que pelee, existe un gran riesgo de que tu hijo sea maltratado seriamente.
Cómo puedes ayudar a tu hijo

 



Si estas preocupado de que tu hijo esté siendo maltratado por sus compañeros, pregúntale de una manera delicada y gentil. Puede haber sido amenazado que si contaba lo que le sucedía, iba a ser golpeado, así que asegúrale que hablar es la forma correcta de actuar. Dile que lo quieres mucho y que harás todo lo posible por ayudarlo a resolver el problema. Todo lo que te revele que lo molesta, debes tomarlo en serio, no lo ridiculices, aunque parezca trivial para ti, es causante de un importante stress para tu hijo.

El aspecto más dañino del Bullying es que es repetido en el tiempo. Si algo es repetitivo los niños pueden llegar a pensar que se merecen ser maltratados por sus compañeros, lo que puede afectar su imagen y seguridad personal.

Tú debes derribar estas mentiras dándole a tu hijo mucho amor y reconocimiento. Dile que de ninguna manera el maltrato es su culpa.
Dile que no parezca incomodo si se encuentra con un niño que lo molesta (bully). Dile que haga como que no le afecta y que se aleje de la situación.
Ayúdalo a pensar sobre lugares y situaciones donde se da el maltrato. Pregúntale ¿Cómo puede evitar que lo maltraten? Que se quede con un grupo, aunque no sean sus amigos, ya que los bully normalmente no molestan a grupos. Que no pasee por lugares solitarios. Que trate de ser el primero en salir de la sala y no el último.
Actúa el rol del bully y haz que tu hijo practique frases que decirle al bully cómo: “tengo el derecho a decirlo” “yo se que eso no es verdad”. Incluso sería bueno que lo practicara frente a un espejo.
Premia a tu hijo frente a algún logro. A pesar de que no lo haya hecho perfecto, premia su esfuerzo de igual manera. Esto puede ayudar a reconstruir su imagen personal.

SI NUESTRO HIJO ES VÍCTIMA:
Deberemos averiguar si realmente se está dando la situación de maltrato. Observaremos los síntomas que puedan indicarnos lo que está ocurriendo y, en todo caso, debemos:
• Actuar en cuanto tengamos confirmados indicios de que nuestro hijo está siendo agredido.
• Apoyarle y darle compañía y seguridad de forma incondicional.
• Expresarle nuestra confianza en él y en los cambios que se van a producir para mejorar su situación.
• Solicitarle que nos cuente lo que le está pasando y asegurarle que siempre vamos a contar con él, que le vamos a consultar, antes de emprender ninguna acción.
• Reforzar su autoestima elogiando sus capacidades personales.
• Darle la oportunidad de que entable nuevas amistades fuera del colegio, en otras actividades donde pueda interactuar con chicos y chicas de su edad y crear vínculos de afecto.
• Propiciar que amplíe su grupo de amigos del colegio, facilitándole actividades sociales en las que quiera participar
• Mantener una comunicación continua y fluida con el profesorado.

SI NUESTRO HIJO ES AGRESOR:
Algunas familias se sienten culpables cuando descubren que su hijo está actuando como agresor en situaciones de maltrato entre compañeros. Esto es debido a que el ejercicio del maltrato a menudo está asociado a familias desestructuradas o con problemas de relación, y a la consideración de que el maltrato es un reflejo de la dinámica emocional de ese tipo de familias. Pero más allá del sentimiento de culpabilidad o no, es importante dejar muy claro que esta clase de conducta es inaceptable y que nuestro hijo debe cambiar y dejar de actuar así.

A veces, sin embargo, la agresividad de un adolescente no es atribuible a factores familiares y, por lo tanto, debemos observar si nuestro hijo presenta rasgos de tendencias agresivas. Debemos observar:
• Si su actitud hacia los diferentes miembros de la familia es agresiva. Si muestra conductas agresivas y violentas hacia sus amigos o si le hemos visto actuar de forma violenta en ocasiones.
• Si es excesivamente reservado, si es casi inaccesible en el trato personal.
• Si tiene objetos diversos que no son suyos y cuya procedencia es difícil de justificar.
• Si a menudo cuenta mentiras para justificar su conducta.
• Si parece no tener sentido de culpa cuando hace daño.
• Si dice mentiras acerca de ciertas personas, mentiras que les pueden perjudicar y causar daño.
• Si otros padres nos han contado que nuestro hijo agrede a otros niños.
• Si percibimos que ciertos compañeros se mantienen silenciosos e incluso rehuyen la presencia de nuestro hijo.

Si observamos con cierta frecuencia varios de estos comportamientos en nuestro hijo es muy posible que pueda estar involucrado en situaciones de abuso. En tal caso:
• Debemos actuar con urgencia y firmeza, manteniendo una comunicación y supervisión cercanas e indicándole con toda claridad que el maltrato no es lícito ni admisible y que se debe valorar el respeto a las otras personas como clave de la convivencia en la sociedad.
• Como los agresores suelen desmentir la acusación que se les atribuye, no bastará sólo con preguntarle a él y a sus amigos, sino que deberemos indagar por otros medios para esclarecer los hechos y actuar inmediatamente, en su caso.
• A pesar de ello, tenemos que hablar con nuestro hijo o hija, mostrarle nuestra disposición a ayudarle en todo lo éticamente posible e indicarle que, en caso de ser culpable de malos tratos, deberá asumir su responsabilidad.
• Habrá que ayudarle a entender cómo se puede estar sintiendo la víctima y preguntarle cómo se sentiría él o ella si algo así le ocurriera.
• Tenemos que mostrarle confianza y apoyo para el futuro, así como valorar cualquier muestra de arrepentimiento que observemos.
• Hemos de hablar con el colegio con toda rapidez. A nadie le agrada tener que comunicar a unos padres la conducta violenta de su hijo hacia otro compañero, por lo que debemos entender que los profesores tienen tanto o más interés que nosotros mismos en resolver satisfactoriamente el problema.
• Es importante que mostremos sincero interés en que se averigüe la verdad y que nuestro hijo asuma su responsabilidad.
• Nos propondremos mantener un contacto cercano con el colegio de ahora en adelante, solicitar ayuda y consejo en el tratamiento conjunto de nuestro hijo y establecer una relación fluida con el Departamento de Orientación, que son quienes están más cerca de nuestro hijo.

A pesar de todo lo expuesto hasta aquí, los padres deberemos revisar no obstante los antecedentes educativos de nuestro hijo y la dinámica familiar, el tipo de relaciones que hemos establecido en nuestra familia, para rectificar aquello que pueda estar alentando la conducta agresiva del adolescente.
A grandes rasgos exponemos ahora algunas de las situaciones que puedan darse en determinadas familias:
a) Muchos padres y madres prefieren que sus hijos sean algo agresivos y extravertidos mejor que tímidos y poco expresivos. Incluso pueden llegar a pensar que las personas dominantes y agresivas tienden a ser más felices que los otros, puesto que esto les asegura que sabrán valerse por sí mismos en la vida. Así, se entiende que una personalidad altamente competitiva en la escuela, en los deportes, en los grupos sociales,... tendrá su recompensa. Si bien se subestima que una personalidad de este tipo puede ser tan mala para quien la ejerce como para aquellos que la sufren, y que es un claro abono para el maltrato y el abuso de poder.

b) Por otro lado, algunos chicos y chicas agresores están viviendo contextos violentos dentro de la familia, siendo ellos a su vez víctimas en su entorno familiar. La agresión familiar puede provenir de abusos ejercidos por otros hermanos, por el padre o por la madre, abusos que frecuentemente consisten en castigos corporales y gritos o insultos continuados. En otras ocasiones los hijos rechazados, no deseados, o faltos de atención y afecto por parte de los adultos pueden maltratar a sus compañeros, como mecanismo de respuesta a su propia situación personal.

c) Puede haber falta de comunicación entre los miembros de la familia y la interrelación ser mala o inexistente. Cada uno tiende a satisfacer sus propios intereses y se comparten pocos tiempos comunes. Los padres no supervisan suficientemente lo que hacen sus hijos y no han marcado con claridad los límites.

d) De igual modo, las familias altamente autoritarias predisponen a los jóvenes hacia comportamientos agresivos.

e) Pueden haberse producido cambios de diferente índole en la familia (nuevo domicilio, muerte repentina de un familiar muy querido, ruptura del matrimonio, etc.) que hayan producido inestabilidad en el adolescente y una reacción adversa.

SI NUESTRO HIJO ES OBSERVADOR:
Si nuestro hijo está viendo lo que le ocurre a un compañero, se convierte en espectador, en observador. En tal caso hemos de tener en cuenta que el papel de los observadores es esencial para que cese el maltrato. Si el conjunto del grupo clase entiende el problema y actúa conjuntamente para apoyar al compañero que está siendo tratado y agredido injustamente, tomando una postura firme y en grupo ante los agresores, el maltrato cesará. Sin embargo, por desgracia, este nivel de concienciación social se consigue sólo cuando la escuela trabaja en ese sentido con diferentes estrategias y cuando el contexto social también es crítico con este tipo de acciones. El mensaje transmitido por los adultos no puede centrarse nunca en eximir de culpa o en justificar los malos tratos, apelando a la ética del más fuerte.
Si nuestro hijo es consciente de lo que está ocurriendo, debemos hacerle saber que no hay justificación posible, que los conflictos se deben abordar desde el diálogo y la comunicación y que deben mostrar su discrepancia con dichos actos y, en ningún caso, reforzar la conducta de los agresores con risas y complicidades.

Hemos de apoyarle en su camino hacia la madurez y reforzar su ética personal, que está en plena formación, enseñándole que es justo ayudar a la víctima con su testimonio e informar del abuso al profesorado cuando sea necesario. Es preciso que les enseñemos a romper la conspiración del silencio y a dar cabida a la posibilidad de contar, cuando se observen injusticias entre compañeros. El silencio, tan fuertemente instaurado entre nuestros niños y adolescentes, se basa sobre todo en etiquetar de “acusete” a quien manifieste públicamente lo que está acaeciendo, entendiendo que actúan desde la cobardía y la traición. Así se impide que salgan a la luz los hechos de maltrato. Hay que romper esta imagen social de quien tiene la valentía de decir a cara descubierta la injusticia que se está dando en el grupo de amigos. Es necesario que nuestros hijos e hijas aprendan a que aquello que se valora y en lo que se cree hay que defenderlo, y que el respeto de unos hacia otros y la convivencia son valores necesarios e insustituibles para todos nosotros y para la sociedad en general.

Cómo acercarse al colegio

 


Si en el colegio de tu hijo están realizando actividades relacionadas a este tema, cuentan con una política Antibullying, esto significa que el colegio tiene una actitud de preocupación seria y activa frente a la violencia escolar. Por lo tanto, si tú te acercas al colegio ellos tendrán una muy buena disposición para ayudarte.

Por supuesto, que si tu hijo está siendo maltratado por sus compañeros vas a estar enojado. Cuando hables con las profesoras trata de estar calmado y tranquilo. Recuerda, tú quieres que las profesoras ayuden a tu hijo y la mejor manera de acabar con la situación es teniendo una buena relación y comunicación entre el colegio y tú. Esto también ayuda a mostrarle a tu hijo cómo el trabajo en equipo puede resolver el problema.

Arregla una entrevista con el profesor jefe de tu hijo. Puede ser útil tener una lista de los incidentes de maltrato que se han dado. Ten claro dónde se dieron las situaciones, qué pasó y quién estaba maltratando. Pregúntale al profesor para realizar una investigación.
Haz una cita de entrevista para discutir los resultados de la investigación y si alguna acción tomada por el colegio ha sido positiva.

FUENTE:quiriuca.com
Buscar más información sobre este tema
Google
 
 
   
 
   
 
< Anterior   Siguiente >
 
 
Top! Top!